Limpiar piezas de joyería profesional en casa

El uso constante, la contaminación propia del aire así como otro tipo de elementos son algunas de las cosas que terminan influyendo en lo que son nuestras piezas de joyería profesional. Por ese motivo es que siempre se dice que lo ideal es brindarle una correcta limpieza y mantenimiento con el fin de que perduren en el tiempo lo mejor posible.

Si bien una limpieza profesional, al menos una vez al año sería lo ideal, también es posible que limpiezas tus joyas en casa.

Cómo limpiar las piezas de joyería profesional en casa

Estas son algunas ideas de cómo puedes hacer la limpieza de tus joyas:

  • Oro y plata de ley: si tienes piezas de oro y plata de ley, entonces fantástico porque estas sí que las podrás limpiar en casa. La cosa se complica cuando tienes otro tipo de piezas como por ejemplo las que utilizan metales delicados o piedras preciosas las cuales se pueden rayar con mucha facilidad.

 

  • Agua tibia: el agua tibia siempre es un recurso perfecto para estos casos en donde te permitirá dejar la joya en remojo durante un tiempo con el fin de que suelte toda la suciedad.

 

  • Paño suave: el paño es lo que sirve para secar las joyas y para pulirlas y así darles otra vez su brillo inicial.

 

  • Cepillo: en ocasiones, hay personas que hacen uso de un cepillo especial para joyas o incluso utilizan un cepillo de dientes para llegar a esos puntos de más difícil acceso.

 

  • Jabón suave: para las joyas más antiguas, lo mejor es utilizar un jabón suave pues son mucho más delicadas ya que los materiales son diferentes a los que se utilizan en la actualidad.

En el caso de que tengas joyas de plata, puedes simplemente hacer uso de un paño y enjuagarlas en agua tibia. De esa forma se va a devolver su brillo.

Cuando la joya es de oro blanco, hay que tener cuidado porque el metal se va convirtiendo en un metal un poco amarillo.

Ten en cuenta que el paño de microfibra o la gamuza que utilices para limpiar las piezas de joyería profesional en casa debe de ser exclusivamente para ello, no para otra cosa.

Si tienes dudas sobre ello, lo mejor es que hables con un profesional o lleves tus piezas de joyería profesional a un sitio para que le realicen el mantenimiento adecuado.