Cómo convertirse en diseñador de joyas

No sorprende hoy en día que las joyas tengan un valor sentimental. En muchos casos se hacen eco de elementos de la naturaleza, por lo que dependiendo de cada crear tendrá un significado u otro. La cuestión es que las joyas no se quedan en la simple cuestión de comprarlas o regalarlas sino que casi siempre detrás hay una experiencia y unos valores tanto para quien la diseña como para quien la elige. Por ese motivo es que convertirse en diseñador de joyas no es algo para cualquiera sino que hay que ser conscientes de todo lo que conlleva en si.

En la joyería en general durante la creación de las mismas se entrelazan muchas historias personales. El diseñador tiene que tomar decisiones y elegir si ir por el lujo, lo tradicional o vanguardista ya que hay una amplia gama de valores que plasmar en ellas y por supuesto distintas técnicas y habilidades artísticas.

Un diseñador de joyas puede trabajar para su propia marca o por el contrario trabajar para una marca ajena. Lo que hace es aportar una visión artística en donde elige los materiales, cómo combinarlos y en definitiva los boceta para crear así cada una de las piezas. Una vez que está el boceto técnico, se hace el moldeado con una herramienta informática y desde allí se seleccionan las piezas, después se pasa a la producción y se hace un prototipo en 3D para terminar con un orfebre haciendo la fusión de los metales y el engastar las piedras entre otras tareas como por ejemplo el grabado.

Hay algunos diseñadores de joyas que no se ven envueltos en todo el proceso pero aún así tienen que saber y comprender cada una de las mecánicas lago que se aprende en una escuela profesional de joyería.

Lo primero de todo, según lo que marcan los expertos, es formarse bien. Esto quiere decir elegir una buena Escuela de joyería en Barcelona o en otra ciudad en la cual se cuente con un aprendizaje multidisciplinar que nos ayude así a tener conocimientos completos para hacer frente a esta profesión.

Después de ello, lo mejor es que los estudiantes comiencen a hacer su propio porfolio en donde añadir prototipos de sus presentaciones en donde demuestren su creatividad y su capacidad para resolver problemas pues en sí la pieza acabada no muestra todo el proceso creativo sino que es bueno enseñarlo por completo.

También está la opción de especializarse en algo en concreto como por ejemplo en las piedras preciosas y estudiar gemología que ayudará así a elegir los mejores materiales para cada joya. Está claro que el ser diseñador de joyas no es nada fácil pero hay que ir paso a paso.