Cómo convertirse en diseñador de joyas (segunda parte)

Ya vimos anteriormente algunos consejos y primeros pasos que se indican sobre lo que debe de hacer una persona para convertirse en diseñador de joyas, pero por supuesto no es lo único. El dar el paso de ser estudiante a profesional quizás es la parte más compleja, pero es allí en donde hay que demostrar la creatividad y poner en práctica todo lo estudiado para resolver problemas, saber utilizar cada material y hacer piezas únicas.

El hacer bocetos es otra de las vías que te puede hacer entrar a trabajar en grandes firmas, si ese es tu cometido antes de lanzarte con tu diseño propio. Por eso es que se hace tanto hincapié en realizar estudios completos de joyería porque nunca se sabe cuál será el área en el cual te tengas que especializar para hacer prácticas o para entrar a trabajar en un espacio específico.

Y si bien estudiar es una de las cosas básicas para todos, la práctica es fundamental por eso se insiste mucho que quizás, antes de iniciarte con tu marca puedas hacer prácticas o trabajar en empresas de joyería o ser asistente de algún diseñador de joyas para comprender mucho más la profesión y todo lo que hay detrás de ella.

Que tus diseños tengan formas armónicas tanto en colores como en proporciones es algo clave y fundamental porque es lo que te va a diferenciar de alguien profesional de alguien que se está iniciando en el mundo de la joyería.

Otro de los puntos importantes es el saber vender nuestros diseños. Es normal que te encuentres con mucha competencia en el camino porque en definitiva son muchos los que se quieren dedicar a esto y hacerse un hueco en el mundo de la joyería. Esto requiere también que haya una muy buena comunicación en la parte interna entre todos aquellos que son los que van a ayudarte a crear esa joya final y que todos comprendan el concepto y la filosofía que hay detrás de la pieza, porque en definitiva si el distribuidor o el que finalmente venderá tus joyas no lo comprende, será difícil llegar al gran público.

Y si vas a crear tu propia marca como diseñador de joyas no empieces a diseñar de forma masiva, es mejor hacerlo con un par de piezas e ir creciendo poco a poco a medida que viene el éxito.